Blog Campamento Turquino 2019

Blog del campamento Turquino 2019 en Broto, donde viviremos una apasionante aventura en la tierra media.

El 1 de julio dio comienzo el campamento Turquino 2019, y para todos aquellos que queráis saber qué ocurre cada día en él, qué actividades hemos llevado a cabo, a dónde nos vamos de excursión o cómo marcha nuestra aventura por la tierra media, hemos preparado este blog en el que contaremos toooooodo lo que sucede en la pradera de San Martín. ¡Esperamos  que os guste!

Día 1

Tras 350 días de espera por fin llegó el tan ansiado 1 de julio. Día de bus, de presentaciones y reencuentros. Nuestro viaje  hacia tierras oscenses comenzó a las 9 de la mañana y fue Sabiñanigo la primera de nuestras paradas. Tiempo para el almuerzo y las actividades de presentación. Volvimos a subirnos al bus para llegar a Planduvial, donde paramos a comer a escasos kilometros de Broto.

Tiempo libre en Broto, merienda y mochilas a la espalda para poner rumbo al campamento donde dejamos nuestras cosas en las tiendas y seguimos con más actividades, en este caso deportivas y de movimiento hasta la hora de nuestra primera cena en el pabellón.

Y antes de acabar nuestro primer día de campamento, nos visitó el señor Bilbo Bolson. Amable y cortés nos dio la bienvenida a Brotón Cerrado, hogar de los hobbits. Nos comentó que se en se encontraba tranquilamente en su casa cuando nuestros gritos despertaron su curiosidad y vino a ver de qué se trataba.

Pero no solo eso, Bilbo encontró en su puerta una carta firmada con una “G” y que le citaba para la noche del día 2 de julio. ¿Quién querrá citarse  con nosotros?

Día 2

Asentados en la pradera, tocaba dividirnos en grupos de edad, de monitor y de servicios, los cuales empezamos a desempeñar una vez finalizado el desayuno. Después de conocer quién iban a ser nuestros compañeros y monitories, nos dividimos en pequeños, medianos y mayores para realizar unas dinámicas de grupo con el objeto de conocernos un poquito mejor. 

Por la tarde salimos de dudas, la G de la carta era de Gandalf el gris, uno de los magos más poderosos de la tierra media. Gandalf se presentó en la pradera junto a Bilbo y nos comentó que cada uno de nosotros pertenece a familias de hobbits de Brotón Cerrado, por lo que debíamos preparar nuestra indumentaria (insignias, capas y escudos) oficial. 

Por la noche, Bilbo vino a por nosotros para que le ayudasemos a encontrar al Gandalf. El mago nos contó la misión que tenía que llevar a cabo, encontrar el mapa perdido de Erebor, reino enano que les fue arrebatado hace siglos a manos del dragón Smaug.

Ya metidos en la tienda y dentro del saco la primeras primeras lluvias (y esperemos que no haya muchas mas) cayeron sobre el campamento. Eso sí, no impidieron que durmiesemos plácidamente.

Día 3

Nuestro tercer día de campamento comenzó con un sol radiante y con la primera excursión en el horizonte. El destino fue las increíbles pozas del Chate, dónde según Gandalf se encontraba Giarlath, la hechicera elfa que tenía las respuestas a nuestras preguntas.

Nos calzamos nuestras botas de montaña, nos pusimos la gorra en la cabeza, rellenamos nuestras cantimploras, nos echamos crema solar, metimos en la mochila nuestras toallas, bañadores, chubasqueros, cubiertos … y comenzamos la travesía.

Después de nuestra primera caminata en grupo, llegamos a nuestro destino, donde una ligera lluvia nos impidió disfrutar del agua de la poza tanto como hubiesemos querido y nos obligó a irnos de vuelta a la pradera antes de lo previsto. Pero no pasa nada, por que aun nos queda el día de piscina, donde seguro que aprovechamos al máximo nuestra estancia.

Ya en el campamento, jugamos y disfrutamos a la luz de las estrellas con nuestras linternas a “Atrapa la bandera” después de la cena. Y antes de meternos en el saco, la hechicera elfa Giarlath apareció ante nosotros. 

Si queremos encontrar el mapa de Erebor, deberemos reunir al resto de razas de la Tierra Media, puesto que un mal está al acecho.

 (Las fotos aún no están disponibles y esperamos tenerlas lo más pronto posible)

Día 4

Nuestro cuarto día comenzó con un enérgico desperezamiento y un contundente desayuno, ya que necesitábamos fuerzas para afrontar la primera Gymkana del campamento,en la que nos lo pasamos genial

Después de la comida y la hora tonta tuvo lugar el primer Scape Room de la historia de Turquino, el cual fue todo un éxito. Una vez solucionado el enigma del juego y ya merendados, Bilbo Bolson vino a informarnos de que teníamos que cruzar el bosque viejo, pero primero deberíamos hablar con su regidor, Tom Bombadil.

El guardián del bosque quería compañía y reirse un rato, por lo que nos pidió que le preparasemos unas veladas nocturnas. Como el tiempo es oro y un mal nos acecha, tal y como nos dijo la hechicera elfa nos pusimos manos a la obra. Preparamos unas divertidas veladas para que el viejo Tom no parase nmonb de reír. Una vez representadas las desternillantes veladas, Bombadil nos dejó pasar el bosque y proseguir nuestro camino en busca de las otras razas de la tierra media. 

Día 5
Después de no haber podido disfrutar en condiciones de la excursión del Chate, ayer el tiempo nos fue favorable y vivimos un gran día fuera de la pradera. El destino fueron las pozas de la Juaneta en Broto, lugar que nunca habíamos visitado y que como veréis en las fotos, se podría decir qué estábamos en la playa.

También visitamos Oto, donde hicimos un parón para la merienda y para ver el pueblo. Por la noche Bilbo y Gandalf nos avisaron de que los orcos de la tierra media andaban también detras del mapa de Erebor, por lo que deberemos de estar muy atentos.

Día 6

Despues de 5 días de campamento, al fin dimos con la primera de las razas de la tierra media, los enanos. Llegamos a las colinas del hierro, donde Torgrim nos recibió en nombre del rey de los enanos. Atendió a nuestras plegarias y aceptó colaborar con nosotros a cambio de que le demostrasemos que eramos capaces de trabajar en equipo y sin miedo a mancharnos, tal y como hacen ellos en las minas.

En otras palabras, tuvo lugar la famosa “Gymkana guarra”. Nos lo pasamos en grande y, para que engañarnos, nos manchamos un montón. Para cerrar el juego  hicimos nuestra propia Holy run, en la que teñimos la pradera de colores.

Duchados,bien limpios y pasada la hora tonta pusimos el pañuelo a nuestro particular torico como si en las fiestas de Teruel estuviesemos. Después fue el turno para preparar unas veladas nocturnas que representamos al acabar la cena.

Día 7

Conseguido el apoyo de los enanos de las colinas de hierro, era el turno de hacer lo propio con los hombres de Rohan. Las guerreras Seowyn y Carwin fueron las enviadas por el rey Theoden para dialogar con nosotros. Si queríamos lograr su apoyo, teníamos que pasar unas determinadas pruebas físicas durante todo la mañana y parte de la tarde. 

A lo largo del día y divididos por equipos, fuimos superando una a una las pruebas de esta competición. Como siempre en las olimpiadas de Turquino, lo más importante no fue ganar, sino pasar un gran dia haciendo deporte, trabajando en equipo y animando a nuestros compañeros. 

Por la noche tuvo lugar nuestra asamblea, el Ágora de mitad de campamento. Entre todos fuimos evaluando los aspectos más importantes de lo que llevamos de campamento. Excursiones, talleres, servicios, cocineros e incluso monitores fueron los temas que tratamos antes de poner punto y final al domingo. 

Día 8

Día nublado en la pradera San Martí  en el que aprovechamos para realizar la quinta entrega de nuestro particular Top Chef, donde nos convertimos por un día en cocineros. 

Durante el primer tramo de la mañana realizamos una gymkana por equipos en la que el objetivo fue conseguir los ingredientes para nuestros platos. Tras las pruebas y la correspondiente recolecta de alimentos llegó el momento de la elaboración de los platos.

Este año la temática del Top Chef giró en torno a una de las comidas más importantes del día, el desayuno. Fruta, cereales, chocolate, frutos secos… elaboramos unos suculentos y saludables desayunos que ni el mismísimo Alberto Chicote hubiese firmado. El jurado se chupó los dedos con nuestras deliciosos platos, que como veréis en las fotos estaban increiblemente emplatados.

Pasamos la tarde jugando en el pabellón a varios juegos en grupo, dado que la lluvia nos impidió salir fuera. Por la noche cuando dejó de llover aprovechamos para cantar todos juntos antes de meternos en el saco, que es donde más calentito se estaba.

Día 9

Superado el ecuador del campamento (snif, snif …) no podíamos dejar pasar la ocasión de hacer un magnífico juego de tablero. Divididos por equipos fuimos casilla a casilla y prueba a prueba lanzando nuestro magnífico dado hasta el final del juego. Después del almuerzo dedicamos el resto de la mañana a relizar distintas dinámicas grupales con la música como tema principal.

Por la tarde, después de comer fue el turno para otro clasicazo de nuestras actividades del campamento: El Furor. Divididos en dos grupos, chicos y chicas, nos enfrentamos en distinas pruebas de canto, baile, mímica o poesía. Al final, y como casi siempre, lo importante fueron las risas y los momentazos que nos dejó el juego. 

Por la noche volvimos a destinar los últimos minutos del día a cantar a la luz de las estrellas antes de meternos en nuestras tiendas a reponer fuerzas.

Día 10

Aprovechando que no teniamos nubes en el horizonte y que aun nos faltaba una excursión por hacer, el día diez nos fuimos de travesía. Vaciamos nuestra mochila grande para meter saco, esterilla y ropa de abrigo, ya que ibamos a pasar la noche fuera del campamento. Con las botas bien atadas, crema de sol puesta y gorra en la cabeza emprendimos nuestra travesía hacía la ermita de Morillo, situada sobre el pueblo de Broto.

Coronamos la cima antes de que el sol se pusiese. Nos instalamos en la ermita y disfrutamos de las vistas que ofrece este lugar. Cenamos todos juntos y repusimos fuerzas mientras intentabamos comunicarnos con la pradera por medio de nuestras linternas. 

Solo quedan cuatro días de campamento, pero aun restan muchas actividades y aventuras que vivir, como por ejemplo la visita a la piscina y a Broto, la fiesta, el desenlace de la ambientación … ¡Casi nada!

Día 11

Tras la excursión del día anterior amanecimos en la ermita de Morillo, donde para nuestra sorpresa fueron Bilbo y Gandalf los que nos sacaron de nuestros sacos. Bruana, representante de los elfos, había venido a hacernos una visita y a darnos el apoyo de su raza para la misión.

Cuando Gandalf, Bilbo y Bruana se marcharon, desayunamos en la ermita y recogimos todas nuestras cosas para ponernos en marcha. Al llegar al campamento  volvió a tocar hacer un buen zafarrancho para ordenar nuestras tiendas y mochilas.

También hubo tiempo para un juego de pistas por toda la pradera, donde tuvimos que hallar divididos en equipos los mensajes ocultos que había esparcidos por todo el campamento. Por la noche jugamos a Romel y Monty, un juego de estrategia donde nosotros éramos las piezas y la pradera el tablero.

Lo mejor de todo es que mañana es el día de pueblo y pasaremos la mañana en la piscina y la tarde en Broto ¡Yuhuuuu!

Día 12

Por fin llegó el día de la piscina. Las nubes nos dieron tregua y disfrutamos de un gran día en la piscina municipal de Broto. Y es que teniamos tantas ganas de darnos un chapuzon que nos llevamos la comida y la merienda para pasar tooodo el día allí.

Ya en el campamento aprovechamos el tiempo libre para hacer un poco de deporte y a cenar. Para acabar un día tan intenso, hicimos otro juego nocturno. Sólo faltan dos dias pata que el campamento acabe, así que vamos a disfrutar de nuestros últimos momentos juntos.

 

Día 13

El momento de hacer frente al ejército de los orcos llegó. Comandados por Gandalf y Bilbo y apoyados por los elfos, enanos y hombres derrotamos al enemigo y recuperamos el mapa perdido de Erebor.

Pero nuestra misión aun no había acabado, así que entregamos a Thorin escudo de roble el mapa y le dejamos marchar. Gandalf y Bilbo se despidieron de todos nosotros y nos agradecieron la ayuda.

Peroo no solo cerramos la ambientación sino que también tuvimos que desmontar nuestras tiendas y hacer nuestras mochilas para la vuelta a casa. No sin antes pasar la última tarde en Broto y la fiesta final, donde reimos, bailamos, cantamos y pusimos punto y final a otro campamento, por que el día 14 no dio para más.

Un fuerte abrazo de parte de todos los que hacemos posible el campamento Turquino 2019

Desde 1997 organizando

campamentos de verano.

          ¡¡Síguenos en las RRSS!!

Facebook
YOUTUBE
Instagram
RSS

 asociacionturquino@gmail.com

     tlf. 619 723 543 (solo tardes)